Campanario

Editoriales Off 24

Martín Sánchez Treviño – Las utilidades de la pandemia

Una de las angustias de los pobladores de los países afectados por la pandemia que tiene de cabeza al mundo, es lo que vendrá después, ninguno de los lideres de los países pronostican una situación boyante una vez que la enfermedad habría transcurrido. Los pronósticos son reservados por las grandes potencias del mundo, donde la incidencia del Covid-19 tiene los números más elevados de contagios y muertes por esa causa.

Los más inquietos ante el contexto de salud son los mercados financieros, otros mercados como El Argüelles les da lo mismo pues a este y otros están despreocupados por lo que ocurre en el planeta, pues no requieren de estados financieros para vivir ni de financiamientos extraordinarios, son empresas que han funcionado sin una estrategia pues de esta han hecho una forma de vida cotidiana.

Estos mercados están por encima de cualquier pandemia pues han tolerado los modelos más nefastos de los últimos siglos . Además en ellos aplica uno de los principios de la filosofía marxista que reza, los pobres únicamente tiene por perder las cadenas de la miseria.

Quizá por ello les da lo mismo y, como únicamente tiene un carretón que perder, están en contra de la autoridad que los resguardo para evitar actividades económicas y frenar lo que los grupos de poder han llamado Covid-19, le agradecen que por décadas les permiten su permanencia en lo que nuestros padres y abuelos llamaban El Parean.

Pero más allá de esos “paraísos”, el pueblo sabio como dice ya saben quién, entiende que la prosperidad no necesariamente debe estar plagados de discursos vacíos, aprecian más la verdad sobre las cosas que la angustia del encierro.

Estas son algunas de las utilidades de quienes día a día se ganan el sustento diario, pero que necesitan estar en la calle donde han creado su capital de trabajo y su forma de ingresar recursos para el bienestar de las familias.

Pero además de estas “regalías” como bondades de la pandemia se diversifican los efectos de estas, pues en cada región del mundo donde pasó la enfermedad dejo las respectivas utilidades, aunque de momento las sociedades que ha victimizado ven la emergencia como una adversidad.

Hoy por hoy es una pesadilla para los pobladores contagiados y un desafío para las autoridades de los 3 niveles de gobierno. Algunas han cumplido con su deber como es el caso del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca lo mismo que funcionarios municipales de las principales ciudades de la entidad, lo mismo que su gabinete, hacen lo propio para que suceda lo mejor para los tamaulipecos.

Lo mismo que el Senador Ismael García de Cabeza de Vaca, ha hecho lo propio en la cámara alta para evidenciar el manejo turbio de un crédito superior a los 150 mil millones de pesos que el Jefe del Ejecutivo Nacional, además de otras gestiones para tener manos libres en el uso de los recursos de la federación en caso de desastres.

En los 7 municipios tamaulipecos donde se construyen 8 hospitales para atender a la población infectada, el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca ha supervisado las obras que se han construido, en Nuevo Laredo también supervisó la obra del Complejo de Seguridad Pública.

Noticias relacionadas