Simple espejismo

Deportes 0 14

Por Alberto de la Garza

Dejando prácticamente en el olvido el triunfo ante la Jaiba Brava del Tampico Madero en el Clásico Tamaulipeco, Correcaminos una vez más no hizo valer su condición de local y terminó por caer uno por cero ante los Venados de Mérida que llegaban sin conocer la victoria desde la jornada uno de la competencia.

El único tanto del partido fue obra del “coco” de Correcaminos, Víctor Lojero quien al minuto 18 aprovechó una mala salida del “Gansito” Hernández para poner el uno por cero definitivo a favor de los visitantes.

Con este resultado, el equipo azul naranja dirigido por Juan Carlos “La Pájara” Chávez se queda con once unidades, mientras que Venados llega a un total de ocho puntos en el torneo. En la próxima jornada, Correcaminos visitará al Atlético de San Luis, mientras que los de Mérida recibirán al Atlante.

LAS ACCIONES

Parece ser que a Correcaminos de nada le sirvió el triunfo en el Clásico Tamaulipeco. Anímicamente el equipo mostró lo mismo y la afición nuevamente se fue decepcionada del Estadio “Marte R. Gómez” que recibió la jornada nueve del Torneo Apertura 2018 en el Ascenso MX.

Durante la primera mitad del encuentro, Correcaminos mostró nuevamente desatenciones tanto en la parte defensiva, como en el medio campo, además de que al frente no pudieron contar con Gustavo Ramírez, el hombre clave del equipo y que de verdad lo extrañaron en la cancha.

Venados de Mérida llegó a Ciudad Victoria estrenando técnico en el banquillo, apareciendo Joel “El Tiburón” Sánchez para inyectarle un nuevo ADN al equipo y que demostraron desde los primeros minutos.

Corría el minuto 18 de la primera mitad cuando el grito de gol se escuchó en la banca visitante y es que Víctor Lojero envió el balón al fondo de las redes, tras un saque de tiro de esquina y tras una mala salida de Humberto “Gansito” Hernández, el “coco” de Correcaminos aprovechó para marcar el gol de la ventaja para los visitantes.

Tras el gol, los locales buscaron tener el control del esférico. Los cambios llegaron desde el minuto 32 del primer tiempo al ingresar Gustavo Culma por Francisco Tede, quien salió debido a un golpe en la pierna derecha y ya no se desempeñaba al cien por ciento en la cancha.

Con Culma en la cancha, Correcaminos comenzó a mostrar más peligro al frente, pero hombres como Ulices Briceño, Joaquín Hernández y Danilinho, no lograron marcar el gol del empate en la primera mitad.

Para el segundo tiempo, los locales mostraron más hambre de triunfo. Julio Atilano ingresó al terreno de juego por Ulices Briceño, mientras que Richard Luca hizo lo mismo por Sergio Terán y el equipo fue más peligroso.

Joaquín Hernández remató de cabeza dentro del área y mando la pelota al travesaño de Armando Navarrete; Gustavo Culma intentaba con disparos de larga distancia con potencia pero con poca portería y Richard Luca desequilibraba al frente, pero todos sin la definición correcta.

Con el paso de los minutos el equipo comenzó a demostrar desesperación, el cronómetro avanzaba y el marcador se mantenía de la misma manera con la ventaja para los visitantes y el balón dejaba en claro que no quería entrar a la portería.

En un par de ocasiones, la afición de Correcaminos pidió al árbitro central marcar la pena máxima por manos dentro del área, pero Edgar Morales no lo veía de la misma manera, ganándose los gritos de reclamo por parte de los victorenses.

El silbatazo final se escuchó en el terreno de juego y rápidamente la afición que se hizo presente en el Olímpico de Carrera Torres, pidió a gritos la salida de Juan Carlos “La Pájara” Chávez, quien rápidamente ingresó a los vestidores del estadio.

Noticias relacionadas