Campanario

Editoriales Off 28

Las nuevas reglas de convivencia – Martín Sánchez Treviño

Aunque la autoridad federal estableció una fecha para el regreso a las actividades de manera paulatina por los efectos de la pandemia, en el sector educativo no las directrices de la federación son aun complejas. Desde la problemática interna de las escuelas privadas donde se desarrolla una disputa entre los padres que se niegan cubrir el pago de mensualidades en las que sus hijos no tuvieron servicios educativos, hasta las modalidades de como regresaran y dar cumplimiento a la disposición de la sana distancia.

La problemática es compleja no únicamente para los padres de familia sino también para los profesores, no así para directivos mucho menos para quienes dan instrucción desde la Ciudad de México.

En los planteles del área rural pareciera que esas problemáticas están ausentes, pero también hay planteles que tienen más de 30 alumnos en un grupo, en los pueblos y ciudades los grupos rebasan los 40 y los 50 alumnos, incluso en los colegios de particulares también predomina la misma circunstancia.

Por lo mismo hay visos de que el año escolar concluirá a distancia, con han visto los contenidos los estudiantes de educación básica durante los días de la pandemia. Lo relevante de esto es que los alumnos como los profesores le dieron un giro al uso de la tecnología, pues muchos menores no veían la televisión tradicional, pues las nuevas generaciones utilizan otras plataformas que no son ni siquiera el sistema de cable y similares.

Para los docentes, otro de los desafíos es que además de su perfil de profesora o maestro desempeñan un rol de padres de familia. Y los centros de desarrollo infantil son disfuncionales, porque se busca evitar que estos se conviertan en focos de infección además de la desactivación de los Cendis que eran financiados por la federación.

Y la docencia u otras profesiones y oficios, relacionados con las primeras actividades que se reactivaran una vez que hayan transcurrido los efectos más severos de la pandemia, también están en la misma tesitura.

La actividad primaria de la economía es una de las cuales se mantuvo firme durante el encierro que superó el concepto de cuarentena, aunque “El Gato de Aquel”= Gatell le siga denominando de la misma manera, pero la problemática derivada del Covid-19 es más complejo de las consideraciones de la autoridad sanitaria.

Al grado que hay la tentación de entender la enfermedad a la luz de escritores de la literatura de la Edad Media, como el autor de la Divina Comedia, Dante Alijhieri, en el que se habría inspirado una de las novelas contemporáneas de Dan Brown.

En asuntos de la gobernanza, Francisco García Cabeza de Vaca, informó que el monto de créditos con recursos del estado para reactivar la economía regional se amplio a 500 millones de pesos y de esa manera los empresarios de la micro, pequeña y mediana empresa puedan obtener créditos desde 50 mil hasta los 2 millones de pesos.

Según informes de la Secretaria de Desarrollo Económico a cargo de Carlos González García, el financiamiento tiene una tasa de interés anual fija de hasta 13.9 por ciento, con un plazo de hasta 5 años para capital de trabajo o activo fijo, También podrán solicitarlo personas físicas con actividad empresarial, lo mismo que personas morales y todo aquel que esté en el régimen de Incorporación Fiscal.

Como dicen las chavas y chavos, es un indicador de que el Gobernador de Tamaulipas traen bien puestas la pilas. Esto debido a que ningún empresario o emprendedor quiere o busca que le regalen el dinero sino aspira a encontrar facilitadores para recuperar la actividad de sus pequeñas y medianas empresas. Que ciertamente recayó sobre ellas el impacto de la pandemia. Y no precisamente son emprendedores en quiebra, sino promotores de la economía.

Noticias relacionadas